¿Cuándo tomar aceite CBD?

A medida que avanzan las investigaciones, se descubre que el aceite CBD cuenta con una gran variedad de propiedades. Este conocimiento cada vez más amplio está provocando que sean muchas las personas que deseen incorporar el uso del en su vida diaria. Sí, tú también puede beneficiarte de todas las virtudes que este producto tiene, si bien antes de hacerlo es interesante que conozcas con detalle algunos asuntos.

El se extrae de la planta cannabis sativa, una variedad del cáñamo cultivada en muchas regiones del mundo, especialmente en el norte de África. Esta planta cuenta con 113 principios activos, algunos de los cuales como el THC tienen propiedades psicotrópicas, es decir, son capaces de alterar la percepción de la realidad. Sin embargo, el CBD o cannabidiol no lo hace, pero cuenta con otro tipo de propiedades capaces de mejorar la vida de las personas.

El aceite CBD es un producto que se extrae de las semillas de esta planta, siguiendo un estricto proceso de fabricación totalmente aséptico, pero sin perder su origen natural y ecológico. Los laboratorios que fabrican este aceite están plenamente certificados y cuentan con todas las garantías legales y sanitarias para fabricar aceite cbd al por mayor.

Deseo tomar aceite CBD

Quienes tienen interés en tomar aceite CBD es porque han oído hablar de él, pero quizás desconocen cuáles son las mejores circunstancias para hacerlo. Es conveniente resaltar que este aceite no proporciona ningún tipo de efecto recreativo o lúdico. Si tu deseo es experimentar con la sustancia del cannabis que altera la realidad, este producto no está pensado para ti.

Todavía se sigue investigando, pero ¿que es el cbd? y es verdad que tiene demostrada eficacia en muchísimas dolencias de carácter crónico, en gran parte con el propósito de aliviar una sintomatología molesta. Es decir, el aceite proporciona un tipo de cuidado paliativo en el caso de enfermedades de carácter oncológico o de tipo neuronal, como el Parkinson o la esclerosis múltiple.

Muchas personas no desean tomar medicamentos de origen químico por todas las implicaciones que esto conlleva, a todos no le sientan igual de bien. Este aceite, al tratarse de un producto de origen totalmente natural, es mucho más respetuoso con nuestro organismo, teniendo el mismo efecto que puede tener otro, pero sin dejar tanta huella. Y es que la gran virtud del aceite es que no provoca ningún tipo de efecto secundario. Las investigaciones médicas ya han sido capaces de demostrar sus efectos como analgésico, alivia el dolor, antibacteriano, antiemético, evitando vómitos, antiespasmódico, tranquilizante y neuroprotector.

Si tu deseo es el de consumir, debe saber que está indicado para dolencias leves como las náuseas y los vómitos, la inapetencia alimenticia, la ansiedad o la inflamación. Incluso algunas gotas sobre alguna parte externa de tu cuerpo, como un brazo una pierna que tengas doloridos, pueden ser aliviados gracias al aceite CBD. De hecho, su consumo también se recomienda como complemento alimenticio. Siempre es interesante conocer que debemos comenzar con dosis bajas, para ir posteriormente aumentándola.

Tal y como hemos referido, en el caso de algunas enfermedades graves también está indicado su uso, siempre y cuando no interfiera con tratamientos médicos ya prescritos. Si estás pasando algún proceso oncológico o quieres ayudarte a aliviar los problemas derivados de la quimioterapia, puedes consultar a tu profesional de referencia sobre la administración de aceite CBD.

De lo que no cabe duda es que, una vez despejadas todas las connotaciones negativas y que injustamente se le han asociado al aceite, este es un buen vehículo para ayudar a mejorar la calidad de vida de muchísimas personas. El aceite CBD puede ser un gran aliado ante gran cantidad de inconvenientes.

 

Enfermedades frecuentes en la tercera edad

Existen algunas enfermedades en la tercera edad que son crónicas y pueden surgir o empeorar con el paso de los años, esta clase de enfermedad es permanente, progresa con lentitud y degenera el organismo. La realidad es que cualquier persona, sin importar su edad, las puede padecer pero son más frecuentes en ancianos.

Para velar por la calidad de vida de los adultos mayores, es útil conocer cuáles son las patologías más frecuentes para poder estar vigilantes ante cualquier signo de su aparición.

Artritis y artrosis

La artritis es una enfermedad inflamatoria de las articulaciones que no solo provoca inflamación, sino también dolor y cuando se produce un cuadro de artritis grave aparece la llamada artrosis. Prácticamente todos los ancianos padecen de ella en alguna articulación, aunque suele ser más común en mujeres que en hombres.

Estas son enfermedades que aparecen por la degeneración del cartílago a causa de la edad, son muy dolorosas y representan un impedimento para moverse.

Diabetes

Esta es una enfermedad crónica que afecta al páncreas y su regulación del azúcar en la sangre. Es frecuente que ante el deterioro de los órganos en la tercera edad,¡ algunas personas comiencen sufrir de diabetes, la cual se agrava con el estrés, los problemas de nutrición y la inactividad.

Desnutrición

En la adultez mayor es muy frecuente perder el apetito, por lo cual la ingesta de nutrientes disminuye, llegando incluso a causarles problemas de desnutrición. Junto con este problema puede ocurrir deshidratación, gastritis y otras patologías asociadas.

Gripe

En el adulto mayor la gripe puede convertirse en un problema, es por esto que aparece en esta lista. A esta edad el sistema inmunológico está debilitado, por lo tanto las personas son más propensas a contraerla y es necesario vigilar estos cuadros.

Alzheimer o demencia senil

Estas son dos terribles enfermedades que afectan la capacidad cognitiva de los ancianos, generan pérdida progresiva de la memoria y de las habilidades mentales. Se producen por factores predisponentes en ciertas personas y envejecimiento del cerebro, lo que ocasiona que las células se debiliten y atrofien partes del mismo.

Párkinson

Esta es otra enfermedad degenerativa de las neuronas, producto de la pérdida progresiva de las mismas a nivel cerebral. En términos generales el párkinson se conoce como un trastorno del movimiento, pero este no es el único síntoma, también provoca alteraciones cognitivas, emocionales y funcionales.

Problemas auditivos y visuales

Con la edad, el oído y otros sentidos se van deteriorando, lo que produce cierto grado de sordera que puede resolverse con audífonos.

De la misma forma que sucede con el sentido del oído, el paso del tiempo afectará la vista, por lo que se debe procurar realizar revisiones periódicas a estos sentidos en las personas mayores.

Hipertensión arterial

Es muy común que los adultos mayores tengan problemas con la tensión arterial, estos son síntomas importantes, ya que la hipertensión podría ocasionar problemas serios del corazón.

Es necesario hacer que el adulto mayor adquiera hábitos sanos de vida para combatir estos problemas.

enfermedades en la tercera edad

Hipertrofia de próstata

Una de las enfermedades que con mayor frecuencia afecta a los hombres en la adultez mayor. Implica un crecimiento anormal de la próstata, lo que ocasiona problemas para orinar, provocando en muchos casos infecciones y cálculos renales.

Por esto es recomendable beber agua antes de acostarse, reducir el consumo de alcohol y cafeína, de esta forma se puede retrasar la aparición de este problema.

Osteoporosis

La osteoporosis surge como consecuencia de una reducción en la cantidad de minerales en los huesos, como por ejemplo el calcio. Este problema es el causante de la predisposición en muchas de las fracturas de los ancianos.

Es una enfermedad que tiene una incidencia mayor en las mujeres tras la menopausia, debido a la falta de hormonas. Una dieta rica en calcio y hacer ejercicio puede ayudar a prevenir la osteoporosis.

Categorías

Archivos