Categorías
Uncategorized

Hello world!

Welcome to WordPress. This is your first post. Edit or delete it, then start writing!

Categorías
Accesorios

Conoce los audífonos para personas mayores

Con la edad, la capacidad auditiva disminuye, esto hace que los ancianos se depriman y tiendan a aislarse socialmente. Si la persona mayor que está a tu cargo comienza a dar síntomas de pérdida de la audición, es hora de adquirir audífonos para personas mayores.

Existe uno adecuado a los requerimientos de cada persona, por lo que es bueno estar informado para adquirir el más apropiado.

¿Cómo saber si hace falta un audífono?

La prótesis auditiva es necesaria a partir del momento en que comienzas a notar que escuchas menos, o cuando notas que tu familiar tiene dificultades para escucharte. Según las estadísticas mundiales, una de cada diez personas sufrirá pérdida de audición incapacitante en su vida.

A pesar de que la pérdida de audición por la edad surge a causa del desgaste natural del oído, existen factores que aceleran este proceso, como los golpes, estar expuestos a ruidos potentes y enfermedades.

Primeros pasos para comprar un audífono

Existen algunos aspectos que debes considerar antes de adquirir una prótesis auditiva. No tiene lógica adquirir un equipo que solamente utilizarás por unos meses, por esto es importante tener claro el diagnóstico del problema auditivo antes de comprarlo, de esta forma podrás tomar la decisión que mejor se ajuste al caso.

Un audífono puede durar entre 5 y 10 años, de modo que si decides correctamente podrás disfrutar de él sin problemas durante mucho tiempo.

Lo primero que debes hacer es consultar a tu médico, de esta forma podrás verificar si la pérdida de audición puede o no ser corregida, como es el caso de una infección o taponamiento.

Luego debes acudir a un profesional o especialista, este evaluará tu pérdida auditiva, pues normalmente existe relación entre la dimensión del audífono y el grado de amplificación que proporciona.

Una vez definido el diagnóstico y habiendo confirmado que no tiene otra clase de solución, es hora de considerar la adquisición de audífonos para personas mayores. El especialista te proporcionará toda la información que puedas necesitar para adquirir el modelo y dimensión que necesitas.

¿En qué ayudan los audífonos?

Por definición, la audición es la capacidad de percibir las ondas sonoras dispersas en el aire y que son captadas por el oído, el cual a su vez envía un mensaje al cerebro, donde es interpretado.

Los equipos auditivos se encargan de transportar los sonidos del ambiente y los incrementan en el oído del usuario, compensando la pérdida de su capacidad para escuchar. Amplifican las vibraciones sonoras que entran al oído, mejorando así la escucha y la comprensión del habla.

Los aparatos auditivos deben ser individualizados para la merma específica de cada persona. No es un simple y pequeño altavoz que incrementa el sonido, se adapta a los rangos de audición de cada usuario.

Estos dispositivos para mejorar la audición no la restablecen por completo, pero representan un gran apoyo para que la persona sienta que puede llevar una vida más normal. Da mucha tranquilidad saber que el adulto mayor podrá escuchar todo lo que ocurra en su entorno y esto le permitirá alejarse de situaciones peligro que puedan ocurrir eventualmente.

audifonos para adultos mayores

¿Cómo funcionan los audífonos?

Este es un dispositivo electrónico que se puede utilizar dentro o fuera de la oreja, aunque la segunda opción es más estética, se pierden atributos a la hora de ejercer su función. Permiten amplificar los sonidos que reciben, teniendo una opción para regular el volumen en caso de ser necesario.

Consta de un micrófono que recoge el sonido, el cual es analizado por un chip, luego pasa a un amplificador que funciona como un pequeño ordenador de datos y selecciona los sonidos que deben ser amplificados, de allí van al altavoz que transmite los sonidos desde el oído externo al interno.

 

Categorías
Bienestar

Residencias para personas de tercera edad

Las residencias para personas de tercera edad son instituciones que les brindan a los adultos mayores un hogar, bien sea de forma temporal o permanente. Las hay de muchos tipos, dependiendo del nivel de independencia y salud del adulto mayor.

Estos lugares le brindan a las personas mayores el nivel de asistencia que requieren, en este sentido se ocuparán de que socialicen y realicen actividades acorde con su edad y condición.

Lo más importante es que si necesitan atención médica o especial, esta se les brinda por medio de un personal altamente calificado en gerontología o en geriatría, según se requiera.

Servicios ofrecidos

Los servicios que ofrecen estas instituciones son muy variados, pues dependerán del tipo de población que reciban.

Claro está que hay una cantidad mínima de servicios que están obligados a proporcionar por ley, los cuales incluyen la cobertura de las necesidades básicas como alimentación, aseo, esparcimiento, terapias y atención médica, psicológica y socialización. En resumen, todos los servicios esenciales que requiera un adulto mayor.

Algunas de estas residencias ofrecen yoga, pilates, baile, bingo, buffet y mucho más. Todos los servicios ofrecidos de forma adicional dependerán exclusivamente de la administración del lugar.

Es importante que a la hora de elegir entre las instituciones disponibles para personas de tercera edad, investigues si el personal está realmente cualificado y preparado para brindar la atención necesaria a sus moradores, sobre todo si existe alguna clase de demencia o dependencia.

Debes tener presente que si eliges el centro sin investigar suficiente, el adulto mayor podría no tener una estancia digna y adecuada. Existen centros donde utilizan sujeciones físicas para aquellos residentes con deterioro cognitivo para ejercer un mayor control y esto podría no ser adecuado.

Es por esto que, en el caso de personas con deterioro cognitivo, se debe procurar que la institución tenga la acreditación como centro libre de sujeciones. En estos lugares se garantiza que el personal está realmente preparado para atender a un paciente con algún deterioro de este tipo.

Si el centro o institución no cuenta con esta acreditación, los familiares deben estar pendientes de cambios significativos en el comportamiento de la persona mayor, pues en muchos lugares no solo son inmovilizados físicamente, sino que también se les administran fármacos para mantenerlos tranquilos.

Residencias para tercera edad

Perfil del residente

La variedad de residentes en estas instituciones es grande y hay diferentes formas de clasificarlos. A continuación presentamos una clasificación según el motivo de permanencia en la institución y los cuidados que requerirán por parte del personal especializado:

  • Convalecientes: Son personas que necesitan cuidados luego de una operación o de padecer una enfermedad severa. La duración de la estancia es corta y requiere cuidados terapéuticos del tratamiento, vigilancia además de asistencia en actividades de la vida diaria.
  • Rehabilitación: Son adultos mayores que han sufrido una fractura o crisis en un proceso patológico. Su estancia generalmente es corta, requieren cumplir con terapias específicas y programas de rehabilitación, según sea el caso.
  • Terminales y estados vegetativos: No hay forma de predecir la duración de la estadía. Requieren cuidados paliativos con atención sanitaria y programas de intervención psicosocial.
  • Ingresos por respiro familiar: Son de estancia corta, requerirán atención según el grado de dependencia y asistencia en actividades de la vida diaria.
  • Personas dependientes por patologías crónicas: Esta es una persona que conserva sus facultades mentales, cuya estadía en el centro es larga. Requiere ayuda con las actividades de la vida diaria, tratamientos de conservación y rehabilitación funcional, además de programas psicosociales.
  • Personas con deterioro cognitivo sin graves pérdidas de capacidad funcional: Su estancia suele ser larga, requieren de terapias programadas de forma permanente con intervención psicosocial y sanitaria, para preservar y rehabilitar las capacidades funcionales y mentales.
  • Personas con demencia y dependencia importante en las actividades de la vida diaria: Su permanencia en la institución es larga. Requieren vigilancia y asistencia en las actividades de la vida diaria, con tratamiento para la preservación de capacidades funcionales y mentales.
  • Personas con dependencia leve, pero con problemas de índole social: Su permanencia en el centro es indefinida. Requiere supervisión y programas de asistencia social.
Categorías
Hábitos alimenticios

Nutrición adecuada para adultos mayores

La nutrición de los adultos mayores debe estar orientada de acuerdo a sus necesidades alimenticias. Este aspecto debe ser muy bien cuidado, ya que para ellos es un problema la carencia de diversos nutrientes, lo que les ocasiona mayor dificultad para mantener su sistema inmune en buenas condiciones.

El objeto de una alimentación apropiada es mantener un buen estado de salud, sin carencias nutricionales. Si se logra esto, se puede retrasar el avance del deterioro propio de la edad y la incidencia de enfermedades relacionadas con la nutrición.

Además, se debe tener en consideración la capacidad para masticar de estas personas, procurar sabores agradables con texturas manejables, una nutrición variada y sana. Cumplir con este aspecto asegura que la persona en esta etapa tenga una buena calidad de vida.

¿Cuáles son los alimentos más importantes en la tercera edad?

Básicamente pueden consumir todos los grupos alimenticios, como cereales, leguminosas y verduras harinosas, frutas y vegetales, proteínas y grasas saludables.

Deben incluir muchos vegetales de color verde y acompañar las comidas con jugos naturales, que le aporten las vitaminas necesarias. Los jugos elaborados con cítricos pueden ser mejor aceptados si se preparan en agua hervida con arroz o mezclada con agua de linaza hervida y colada.

Cuando se les da carne, se deben procurar cortes que sean suaves y presentados en trozos pequeños o molidos, con salsas o en preparados de arroz, pastas, picadillos, estofados o sopas. Si a la persona se le dificulta ingerirla, se puede licuar la carne y agregarla a otros platillos.

Esta es una etapa de la vida en la que el consumo de fibra es muy importante, ya que promueve el correcto funcionamiento de los movimientos intestinales. Asimismo los alimentos ricos en vitamina C son importantes, ya que en la edad avanzada el sistema inmunológico tiende a debilitarse y esta vitamina lo refuerza, ayudando a combatir las infecciones.

¿Cuáles alimentos se deben evitar en la dieta del adulto mayor?

Por sobre todas las cosas, se tienen que evadir los alimentos con gran contenido de azúcar refinada y harinas simples, así como los alimentos grasosos e irritantes. También se deben evitar las texturas duras como las carnes rojas o de cerdo, frituras e incluso vegetales que puedan ocasionar gases.

También se deben vigilar los lácteos, pues en esta etapa de la vida muchos adultos mayores se vuelven intolerantes a la lactosa.

¿Cuáles son los alimentos que más le gustan al adulto mayor?

Los que cuentan con mayor aceptación entre ellos son los pescados, pues son suaves y representan un platillo jugoso, también les gustan las sopas bien preparadas y los purés. Disfrutan además de platillos que contengan salsas y el huevo en sus diferentes preparaciones.

También son muy aceptados los postres dietéticos y bajos en grasa, si no se abusa de ellos, no hay problemas asociados a su consumo.

Una apropiada nutrición no debe ser desagradable para la persona, se puede jugar con los sabores y las texturas. Lo que no se debe olvidar es que se trata de una parte vital de los cuidados para una vida saludable y con calidad.

Una nutrición incorrecta tiene un impacto negativo importante y severo a esta edad, así el adulto mayor se encuentre en buen estado de salud. La nutrición de adultos mayores debe ser vigilada, ya que es la única forma de combatir enfermedades como el deterioro cognitivo, la anemia, el estreñimiento y más.

Igualmente se debe tener en cuenta que el proceso de envejecer tiene un efecto negativo sobre la función digestiva, de forma que disminuye el movimiento intestinal y por ende la absorción de nutrientes, si no se vigila lo que come el adulto mayor podría presentar cuadros de desnutrición o incluso obstrucción intestinal.

Categorías
Enfermedades

Enfermedades frecuentes en la tercera edad

Existen algunas enfermedades en la tercera edad que son crónicas y pueden surgir o empeorar con el paso de los años, esta clase de enfermedad es permanente, progresa con lentitud y degenera el organismo. La realidad es que cualquier persona, sin importar su edad, las puede padecer pero son más frecuentes en ancianos.

Para velar por la calidad de vida de los adultos mayores, es útil conocer cuáles son las patologías más frecuentes para poder estar vigilantes ante cualquier signo de su aparición.

Artritis y artrosis

La artritis es una enfermedad inflamatoria de las articulaciones que no solo provoca inflamación, sino también dolor y cuando se produce un cuadro de artritis grave aparece la llamada artrosis. Prácticamente todos los ancianos padecen de ella en alguna articulación, aunque suele ser más común en mujeres que en hombres.

Estas son enfermedades que aparecen por la degeneración del cartílago a causa de la edad, son muy dolorosas y representan un impedimento para moverse.

Diabetes

Esta es una enfermedad crónica que afecta al páncreas y su regulación del azúcar en la sangre. Es frecuente que ante el deterioro de los órganos en la tercera edad,¡ algunas personas comiencen sufrir de diabetes, la cual se agrava con el estrés, los problemas de nutrición y la inactividad.

Desnutrición

En la adultez mayor es muy frecuente perder el apetito, por lo cual la ingesta de nutrientes disminuye, llegando incluso a causarles problemas de desnutrición. Junto con este problema puede ocurrir deshidratación, gastritis y otras patologías asociadas.

Gripe

En el adulto mayor la gripe puede convertirse en un problema, es por esto que aparece en esta lista. A esta edad el sistema inmunológico está debilitado, por lo tanto las personas son más propensas a contraerla y es necesario vigilar estos cuadros.

Alzheimer o demencia senil

Estas son dos terribles enfermedades que afectan la capacidad cognitiva de los ancianos, generan pérdida progresiva de la memoria y de las habilidades mentales. Se producen por factores predisponentes en ciertas personas y envejecimiento del cerebro, lo que ocasiona que las células se debiliten y atrofien partes del mismo.

Párkinson

Esta es otra enfermedad degenerativa de las neuronas, producto de la pérdida progresiva de las mismas a nivel cerebral. En términos generales el párkinson se conoce como un trastorno del movimiento, pero este no es el único síntoma, también provoca alteraciones cognitivas, emocionales y funcionales.

Problemas auditivos y visuales

Con la edad, el oído y otros sentidos se van deteriorando, lo que produce cierto grado de sordera que puede resolverse con audífonos.

De la misma forma que sucede con el sentido del oído, el paso del tiempo afectará la vista, por lo que se debe procurar realizar revisiones periódicas a estos sentidos en las personas mayores.

Hipertensión arterial

Es muy común que los adultos mayores tengan problemas con la tensión arterial, estos son síntomas importantes, ya que la hipertensión podría ocasionar problemas serios del corazón.

Es necesario hacer que el adulto mayor adquiera hábitos sanos de vida para combatir estos problemas.

enfermedades en la tercera edad

Hipertrofia de próstata

Una de las enfermedades que con mayor frecuencia afecta a los hombres en la adultez mayor. Implica un crecimiento anormal de la próstata, lo que ocasiona problemas para orinar, provocando en muchos casos infecciones y cálculos renales.

Por esto es recomendable beber agua antes de acostarse, reducir el consumo de alcohol y cafeína, de esta forma se puede retrasar la aparición de este problema.

Osteoporosis

La osteoporosis surge como consecuencia de una reducción en la cantidad de minerales en los huesos, como por ejemplo el calcio. Este problema es el causante de la predisposición en muchas de las fracturas de los ancianos.

Es una enfermedad que tiene una incidencia mayor en las mujeres tras la menopausia, debido a la falta de hormonas. Una dieta rica en calcio y hacer ejercicio puede ayudar a prevenir la osteoporosis.